Nuestro tratamiento de belleza para suelos

Cinco consejos para una correcta conservación de suelos

fds

fdsa

Consejo 1

Los suelos de plástico y naturales, como el corcho o el laminado, pueden hincharse ante un exceso de humedad. En este caso se debe limpiar con un paño ligeramente húmedo. Para obtener el grado adecuado de humedad es necesario recurrir a un segundo trapo seco, que se enrolla alrededor del paño mojado y ambos se estrujan con fuerza. De este modo, el segundo absorbe la humedad excedente del primero.

Quien quiera estar totalmente seguro de no dañar el suelo con demasiada agua puede utilizar simplemente la nueva fregadora de suelos FC 5: sus rodillos de microfibras se humedecen cuanto apenas de forma totalmente automática. Además, el equipo proporciona un mejor rendimiento de limpieza que si se hace a mano.


Consejo 2

 

El parqué queda precioso. Al igual que las variantes de plástico, los suelos de madera se llevan muy bien con el aspirador y los paños ligeramente húmedos. Además, los suelos de madera natural, según sea su utilización, pueden necesitar tratamiento con pulidoras especiales que proporcionan un brillo muy bonito. Antes de pulir, el parqué debe limpiarse para evitar manchas y arañazos. Al hacerlo, la conservación debe adecuarse al revestimiento: el parqué barnizado y el parqué aceitado necesitan productos distintos. Aquí resulta de ayuda la recomendación del fabricante.

fds

Consejo 3

No es casualidad que las baldosas casi indestructibles se utilicen a menudo en el baño y la cocina. Las manchas de agua y los restos de comida apenas les afectan: las migas y el polvo desaparecen fácilmente con el aspirador y las manchas pueden limpiarse en mojado. Únicamente las juntas necesitan un tratamiento especial: al tratar las manchas de cal resistentes, a menudo se emplean limpiadores ácidos que pueden dañarlas. Por tanto, las juntas deben lavarse antes y hay que recurrir al ácido cítrico porque es menos agresivo que el ácido acético. Después de la limpieza, lo mejor es repasar a fondo con agua limpia para eliminar los residuos de limpiador.

Un método de limpieza genial, super higiénico y con el que además no tendrás que utilizar ningún tipo de producto químico, son nuestras limpiadoras de vapor, que eliminan en un 99,99% las bacterias existentes en nuestro hogar.

 


           fd

Consejo 4

 

Al limpiar, lo primero que hacen muchos es utilizar el aspirador. Al contrario que las escobas, que levantan parte de la suciedad, el aspirador elimina las migas y las partículas de polvo a fondo y de manera definitiva. Esto es importante antes de comenzar con la limpieza húmeda, ya que la suciedad gruesa no se puede recoger completamente al fregar o, en el caso de superficies delicadas como el parqué, puede dejar incluso arañazos visibles.


„NUESTRO CONSEJO DE EXPERTO «La variedad de tipos de suelo es tan grande como diferentes son sus necesidades de limpieza. Pero hay algo en común entre los suelos como el laminado y el parqué: son hidrofóbicos. Ante un exceso de humedad, pueden hincharse. Por tanto, nunca deben mojarse, sino solo humedecerse ligeramente. Con el ahorro de agua que supone esta limpieza no solo se protege el suelo, sino también el medio ambiente».“
por: Urte Paaßen, experta en economía doméstica
fds