Nuestra web utiliza cookies

Nuestra web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios y facilitar la navegación. Algunas de las cookies que utilizamos son esenciales para el funcionamiento correcto de algunos apartados de nuestra página web. Puede borrar y bloquear todas las cookies de esta web, pero habrá apartados de la misma que no funcionarán correctamente. Para conocer más sobre las cookies utilizadas en nuestra web, vea nuestra política de cookies.

Loading

Puerta de Brandeburgo - Berlín (Alemania)

Puerta de Brandenburgo

La Puerta de Brandenburgo, con un brillo nuevo

Kärcher llevó a cabo los trabajos de limpieza de la Puerta de Brandenburgo bajo la supervisión del jefe restaurador Thomas Schubert.

El símbolo de la reunificación alemana ya había sido renovado en varias ocasiones a lo largo de sus doscientos años de historia; la primera de ellas fue en 1804, es decir, trece años después de su finalización. Tras los graves daños que sufrió durante la Segunda Guerra Mundial, entre 1956 y 1958 fue reconstruida y revisada completamente por picapedreros.

En la Puerta de Brandenburgo presentaba muchos problemas de limpieza. Thomas Schubert señaló que además de la suciedad normal de la superficie, como garabatos y zonas oscurecidas e incluso incrustaciones adversas. Además, en el lado este del friso de la metopa, se encontró mucha suciedad de excrementos de aves.

Los garabatos se encontraban en todas las partes de la construcción, sobre todo en la zona del ático y en los portillos de la puerta.

La contaminación medioambiental es una de las principales causas de la suciedad. Debido, básicamente, al dióxido de azufre y el alto contenido de polvo del aire de Berlín.

Entre las pruebas que se realizaron antes del inicio del proyecto de limpieza, se probaron, por ejemplo, la limpieza de techos, el chorro líquido y el chorro de arena con diferentes detergentes. Al final, se optó por utilizar un procedimiento especialmente respetuoso: la limpieza con agua limpia a 50 bar de presión y 90 °C de temperatura. Se rechazó por completo el uso de sustancias químicas.

Gracias a esta limpieza respetuosa, se conservó la pátina de la Puerta de Brandenburgo y no se perdió el carácter de este edificio histórico.

La limpieza comenzó a principios de mayo de 1990. Las superficies contaminadas se mojaron primero con agua. Tras un breve tiempo de actuación, se procedió a la limpieza de la fachada con el procedimiento de pulverización de chorro plano y conforme a los parámetros correspondientes. Los trabajos de limpieza finalizaron a principios de septiembre de 1990.