Nuestra web utiliza cookies

Nuestra web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios y facilitar la navegación. Algunas de las cookies que utilizamos son esenciales para el funcionamiento correcto de algunos apartados de nuestra página web. Puede borrar y bloquear todas las cookies de esta web, pero habrá apartados de la misma que no funcionarán correctamente. Para conocer más sobre las cookies utilizadas en nuestra web, vea nuestra política de cookies.

Loading

Cristo del Corcovado - Río de Janeiro (Brasil)

Estatua de Cristo del Corcovado

Restauración y limpieza de la estatua de Cristo

Tan solo unos meses después de la limpieza de la Puerta de Brandenburgo, se volvió a solicitar la técnica de limpieza y los conocimientos especializados de Kärcher para llevar a cabo una limpieza a fondo y respetuosa de una obra muy conocida y simbólica: la estatua de Cristo de Río de Janeiro. Diez años antes, Kärcher ya había limpiado una vez la estatua de Cristo para la ocasión de la visita del papa Juan Pablo II.

La estatua del Cristo Redentor, el símbolo de Río de Janeiro, se ve desde muy lejos en la cima de la colina Corcovado sobre la ciudad. El monumento tiene unas dimensiones enormes: su altura total es de 30 m, sin contar los 8 m del pedestal. La cabeza sola mide casi 4 m de alto y pesa 40 toneladas. El monumento se construyó entre los años 1926 y 1931, y la cabeza y las manos son del arquitecto francés Paul Landowsky.

El recubrimiento exterior de la obra (así como el corazón de Jesús en el interior) está revestido por un mosaico de plaquitas de esteatita triangulares. Esta piedra es muy blanda, pero también hidrófuga.

El símbolo de Río, con un nuevo brillo

Tras el saneamiento del hormigón y después de completar las plaquitas de esteatita que faltaban, pudo dar comienzo la limpieza de la cabeza a los pies. Unos diez trabajadores estuvieron ocupados un mes en hacer que la estatua oxidada volviera a brillar con su antiguo brillo. Aproximadamente el 25 % del recubrimiento exterior era poroso y estaba cubierto de incrustaciones y depósitos orgánicos negruzcos. Las pruebas previas habían constatado que no podía utilizarse agua en el tratamiento. Por el contrario, el procedimiento de chorro de arena fino desarrollado por Kärcher para la limpieza de la Puerta de Brandenburgo dio un resultado de limpieza muy bueno. Con un rendimiento de superficie de 15 m²/h, consiguió eliminar toda la suciedad y alcanzar un color de superficie uniforme. No se utilizó tampoco ningún tipo de detergente.

Por último, una empresa especializada trató la superficie de la obra con silicona transparente. Esta pintura de protección repele el agua pero deja entrar el vapor de agua, de manera que el agua que penetra puede evaporarse.

La limpieza del pedestal y de las instalaciones a los pies de la figura de Cristo con limpiadoras de alta presión de Kärcher finalizó en marzo de 1991.