Nuestra web utiliza cookies

Nuestra web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios y facilitar la navegación. Algunas de las cookies que utilizamos son esenciales para el funcionamiento correcto de algunos apartados de nuestra página web. Puede borrar y bloquear todas las cookies de esta web, pero habrá apartados de la misma que no funcionarán correctamente. Para conocer más sobre las cookies utilizadas en nuestra web, vea nuestra política de cookies.

Loading

Euromast - Róterdam (Países Bajos)

Euromast

Kärcher limpia el Euromast de Róterdam

Desde hace ya más de 50 años, el Euromast es un símbolo de la ciudad portuaria neerlandesa de Róterdam. Además del tiempo de la construcción, el mirador está expuesto a una contaminación del aire ocasionada por el elevado tráfico de la ciudad. Su 50.º aniversario en el año 2010 representó para Kärcher la oportunidad perfecta para limpiar esta torre gigante en el marco de su programa de patrocinio cultural.

El Euromast está formado por diferentes materiales que reaccionan de manera distinta tanto a la suciedad como a la limpieza. Al principio, las pruebas realizadas constataron rápidamente que la suciedad tenaz no resiste al agua caliente y a la alta presión. Así pues, la parte alta de hierro con recubrimiento industrial y la parte baja de hormigón fueron relativamente fáciles de limpiar.

Sin embargo, los elementos colgantes estaban bastante afectados por el humo diésel de épocas anteriores. Durante mucho tiempo se formó una capa de suciedad como resultado de la reacción química del azufre y el hormigón. En el Euromast se utilizaron cuatro limpiadoras de alta presión de agua caliente con una potencia de 1000 l de agua por hora, una presión de 200 bar y una temperatura de 75 °C. Kärcher limpió con las limpiadoras de alta presión en el nivel intermedio, a la altura del restaurante y de la plataforma del mirador. Desde ahí se suministraron agua y electricidad para poder limpiar toda la torre, tanto hacia arriba, hasta el punto más alto, como hacia abajo. En total, en esta acción se necesitaron 500 m de manguera de alta presión.

Gracias a la combinación de una forma de trabajo respetuosa, de la presión del agua y de la temperatura adecuadas, pudo conseguirse un resultado de limpieza duradero sin añadir sustancias químicas.