Nuestra web utiliza cookies

Nuestra web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios y facilitar la navegación. Algunas de las cookies que utilizamos son esenciales para el funcionamiento correcto de algunos apartados de nuestra página web. Puede borrar y bloquear todas las cookies de esta web, pero habrá apartados de la misma que no funcionarán correctamente. Para conocer más sobre las cookies utilizadas en nuestra web, vea nuestra política de cookies.

Loading

Iglesia memorial Kaiser Wilhelm, en memoria del emperador Guillermo - Berlín (Alemania)

Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm

Kärcher limpia en Berlín por cuarta vez

Después de la Puerta de Brandenburgo, la iglesia de Santa María y el teatro Friedrichsstadtpalast, con la iglesia memorial del emperador Guillermo en la primavera de 2012, es la cuarta vez que Kärcher realiza limpiezas en Berlín. Este proyecto se realizó gracias a la colaboración con la empresa de limpieza Dussmann Service y Kärcher. En los últimos 50 años se había acumulado suciedad de hollín en las paredes interiores del monumento, lo cual mermaba considerablemente la incidencia de la luz y el reflejo sobre las superficies de hormigón.

Limpieza de más de 16.000 ventanas

Durante las tres semanas que duró la campaña de patrocinio cultural, se limpiaron más de 16.000 ventanas de manera respetuosa.

Los trabajos de limpieza más complicados fueron entre la pared externa e interna de la iglesia, que no está abierta al paso para los visitantes. Dado que en este pasillo de tan solo 2,40 m de ancho del edificio de ocho esquinas no cabe ningún andamio, los técnicos debieron descolgarse del techo con cuerdas para eliminar la capa negra de suciedad que recubre los mosaicos de vidrio y el pavimento de hormigón. Se emplearon limpiadoras de alta presión de agua caliente que funcionan con agua a 80 °C, una presión de 100 bar y un caudal de 700 l/h. El agua que caía se recogió en una balsa especial y se retiró con aspiradores en húmedo y en seco de Kärcher.

En el recinto de la iglesia, los empleados de Dussmann Service aspiraron en plataformas elevadas móviles y limpiaron manualmente el cristal con esponja y bayetas, sin utilizar ninguna sustancia química. La suciedad de las baldosas de cerámica del suelo de la iglesia se eliminó con alta presión de agua caliente y una limpiadora de suelos de Kärcher especialmente respetuosa y uniforme: aquí también se bombeaba el agua sucia al mismo tiempo con un aspirador en seco y en húmedo.

Los sanitarios y otras estancias del sótano de la iglesia se sometieron a una limpieza a fondo. Kärcher y Dussmann Service también liberaron de suciedad incrustada de hasta 3 metros de alto con limpiadoras de alta presión de agua caliente, como excrementos de paloma y residuos de una parte de la fachada exterior del símbolo berlinés y la fila inferior del mosaico de hormigón sin ventanas.

Limpieza como requisito para un nuevo concepto de iluminación

La limpieza fue el requisito previo para un nuevo concepto de iluminación que reduce notablemente el consumo eléctrico y los costes energéticos de la parroquia. «Después del proyecto de limpieza, sólo necesitamos luz eléctrica en contadas ocasiones del día. Los muros de vidrio azul brillan por sí solos con una intensidad que no se había visto en mucho tiempo», dice el párroco Martin Germer.

Acuerdo de limpieza a largo plazo

Las dos empresas le transmitieron al párroco Martin Germer, que deseaban volver a mostrar su compromiso con el monumento en el futuro. Además, se realizó una donación de una fregadora-aspiradora de Kärcher con la que limpiar en el futuro los suelos de baldosas de cerámica. Dussmann Service hizo entrega de detergentes, instaló dosificadores y donó un carrito de limpieza totalmente equipado.