Loading

Cuando la Higiene Es Lo Más Importante

El nuevo COVID-19, también conocido como Coronavirus, se está extendiendo por todo el mundo. La principal vía de transmisión de persona a persona parece ser la infección por vía aérea. Con simples medidas de higiene, cada individuo puede ayudar a protegerse y proteger a otros de la enfermedad pulmonar que pone en peligro la vida y detener su rápida propagación. Nuestro especial sobre el tema está dedicado a los métodos más efectivos de protección contra la infección.

When hygiene matters most

¿De dónde viene el coronavirus?

El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que COVID-19 era una pandemia global. La enfermedad pulmonar es causada por el coronavirus COVID-19. A diferencia de una epidemia, la aparición de una enfermedad infecciosa en una pandemia no está localizada y puede extenderse por todo el mundo, como se puede observar actualmente. Una infección se manifiesta a través de síntomas similares a la gripe, como tos, fiebre, rinitis y fatiga. También son posibles problemas respiratorios, rasguños en el cuello, dolores de cabeza y dolor en las extremidades, náuseas, diarrea y escalofríos. El curso de la enfermedad es diferente según el caso y varía mucho. Son posibles las progresiones asintomáticas, así como neumonía grave con insuficiencia pulmonar y el riesgo de muerte. Los investigadores suponen que el patógeno coronavirus COVID-19 se transmitió de un animal salvaje a un ser humano en un mercado de alimentos en la ciudad china de Wuhan (provincia de Hubei). Sin embargo, qué animal originalmente portaba el virus aún no queda claro. En la actualidad, se supone que el patógeno se transmitió primero de los murciélagos a otros animales, antes de extenderse a los humanos. Presumiblemente al comer un animal que sirvió como huésped intermedio para el patógeno COVID-19 y se puso a la venta en el mercado.


Desencadenante de enfermedades infecciosas

Las enfermedades infecciosas pueden ser causadas por varios patógenos, incluidos virus, bacterias u hongos.

Los virus como el coronavirus COVID-19 no son visibles a simple vista y solo tienen un tamaño de aproximadamente 20 a 300 nanómetros. Invaden células animales, vegetales o humanas y usan estas células vivas como las llamadas células huésped. Incluso cuando están expuestos al aire, a veces pueden sobrevivir durante mucho tiempo y seguir siendo contagiosos. Sin embargo, una nueva célula huésped es necesaria para la supervivencia a largo plazo: si no la encuentran, los virus mueren tarde o temprano.

No todos los virus causan enfermedades. Nuestro sistema inmune a menudo reacciona rápidamente y combate a los intrusos de inmediato. Los virus comienzan a multiplicarse en el cuerpo tan pronto como se produce la infección. Las drogas son de ayuda limitada contra los virus y los antibióticos han demostrado ser ineficaces contra las infecciones virales. Existen medicamentos antivirales que solo ayudan contra ciertos tipos de virus. Como los virus (por ejemplo, el virus de la influenza) pueden mutar, son capaces de superar las defensas del cuerpo con mayor facilidad. Una persona solo se vuelve inmune cuando su cuerpo ha tratado con el patógeno. Sin embargo, incluso después de superar una infección, la inmunidad no está siempre garantizada. Los virus no tienen metabolismo propio.

En comparación con los virus, las bacterias son mucho más grandes. Tienen un tamaño de aproximadamente 0.1 a 700 micrómetros, organismos unicelulares que son autosuficientes. También tienen su propio material genético y metabolismo. Las bacterias están en todas partes: en el aire, en el agua, en los alimentos, etc. Al igual que los virus, las bacterias pueden sobrevivir durante períodos de tiempo muy largos, a menudo semanas, a veces incluso meses, en el medio ambiente o en el propio cuerpo. Son muy adaptables y pueden multiplicarse en diversas condiciones. Solo el uno por ciento de todas las bacterias causa enfermedades en los humanos. A menudo, las bacterias son incluso importantes para la salud. Por ejemplo, viven en el intestino humano, en la piel o en la cavidad oral. Para combatir las bacterias se las puede exponer a altas temperaturas (por ejemplo, en forma de vapor de agua al limpiar) o utilizar sustancias químicas como el alcohol, los aldehídos o el cloro. En el cuerpo humano, los antibióticos a menudo se usan como parte de un tratamiento. Se evita que las bacterias se multipliquen o incluso se logra destruirlas directamente.

Los hongos se producen de forma bastante natural en la piel humana o en el cuerpo. Solo hay unos pocos tipos de hongos que causan enfermedades en los humanos, incluidos hongos de la piel, levaduras o algunos mohos. Estos hongos se proliferan donde sea que esté húmedo: en baños, nichos, en paredes o en macetas. Los alimentos como el pan, las papas o la harina también pueden ser un caldo de cultivo de hongos. Los hongos incluso se pueden encontrar en muebles tapizados y ropa de cama. El hongo de levadura pertenece a nuestra flora natural de la piel. Vive en las escamas de la piel y se alimenta de partículas de tejido muerto. Los hongos solo penetran en el cuerpo humano si la barrera cutánea natural se daña o el sistema inmunológico se debilita. Las enfermedades causadas por hongos se llaman micosis. Mayormente las áreas afectadas son la piel, las uñas o las membranas mucosas. Solo en raras ocasiones los órganos internos como los pulmones se ven afectados por hongos. Pero si esto sucede, pueden causar un gran daño.


¿Cómo se transmite el coronavirus COVID-19?

Infección por vía aérea

Con el conocimiento disponible sabemos que el patógeno coronavirus COVID-19 se transmite principalmente a través de la llamada infección por vía aérea. Esto significa que al toser o estornudar, las personas distribuyen los patógenos en el aire, siendo inhalados por otras y, en el peor de los casos, siendo infectados también.

Infección directa

La transmisión indirecta del virus también es posible. Esto sucede cuando las personas que previamente tosieron o estornudaron en sus manos, tocan objetos tales como manijas de puertas, teléfonos móviles, pantallas táctiles o respaldos de sillas. El virus permanece en las superficies y llega a personas sanas a través de estos objetos.

Infección por contacto o roce

La infección por contacto también es una forma de transmisión de enfermedades virales. Incluso los restos más pequeños de heces humanas contaminadas pueden llegar a una persona sana a través de las manos sucias. La infección también es posible si el patógeno ingresa al cuerpo directamente a través de las membranas mucosas de los ojos, garganta, nariz o vías respiratorias superiores, por ejemplo a través de un beso. Todavía no se ha aclarado finalmente si el COVID-19 se propaga a través de una infección por roce. Una de las medidas más efectivas para prevenir la infección por roce es lavarse bien las manos con jabón común.

Hand hygiene

¿Cómo podemos protegernos y proteger a otros de la infección?

Como actualmente no existe una vacuna contra el coronavirus, es muy importante seguir medidas simples de higiene, tanto en el hogar como en espacios públicos.

  • Evitá tocarte la cara sin lavarte las manos.
  • Lavate bien las manos con jabón de forma regular y usá desinfectante cuando salgas.
  • Usá tapabocas para la nariz y la boca si estás enfermo: asegurate de que el mismo esté bien ajustado.
  • Usá pañuelos descartables y tiralos en un contenedor con tapa.
  • Evitá el contacto con personas enfermas.
  • Cuidá tu tos y estornudos: al toser o estornudar, mantené al menos un metro de distancia de otras personas, estornudá/tosé en la curva interna del brazo y alejate de otras personas.
  • Quedate en casa si presentás síntomas respiratorios o similares a los de una gripe.
  • Es indispensable mantener distancia espacial si las personas en las inmediaciones están enfermas.
  • Ventilá las habitaciones regularmente y utilizá un purificador de aire.
  • Procurá trabajar desde casa.
  • Abstenete de tener contacto físico, especialmente con personas mayores o con enfermedades crónicas.
  • Es prudente mantener una distancia de 2 a 2,5 metros con otras personas.
  • No saludes con apretones de manos y abrazos.
  • Cuidá tu tos y estornudos: al toser o estornudar, mantené al menos un metro de distancia con otras personas, estornudá/tosé en la curva interna del brazo y alejate de otras personas.
  • Desinfectá regularmente las superficies como el volante del auto, las manijas de las puertas, los celulares, etc.
  • No realices ningún tipo de viaje.
  • Evitá usar el transporte público, de ser posible.
  • No asistas a eventos masivos.
  • No hagas compras en horario pico. Utilizá los servicios de entrega a domicilio.

¿Por qué las medidas de higiene son tan importantes en tiempos del Coronavirus?

En un ambiente limpio e higienizado regularmente, el riesgo de transmisión de patógenos se minimiza considerablemente. La limpieza ayuda a que las superficies ya no sean un caldo de cultivo para gérmenes, bacterias o virus. Esto permite que incluso en lugares de difícil acceso, los patógenos sean combatidos más fácilmente.

Seguí leyendo:

Medidas de limpieza para la limpieza e higiene en el hogar y en lugares públicos.